Curso III - Enseñanza 15: La Renuncia en el Mundo

Mientras el Hijo haga de la Renuncia un estado utópico de perfección no podrá llegar a la plenitud de una vida realizada.
Esa falsa ubicación, además, hace que rechace la Renuncia como ideal irrealizable para las almas que en el mundo consagran la mayor parte de su tiempo y energías al mero hecho de poder subsistir.
Esta es una posición equivocada. La Renuncia es la ley de todos; si no lo que se entiende por Renuncia no es tal.
La Renuncia es el camino y la realización no sólo de algunas almas, sino de todos los hombres, de toda la Humanidad, como sociedad y como suma de individualidades.
La vocación del Hijo es un estado de vida definido; la circunstancia de vivir en el mundo no significa una licencia que lo dispensa de la ascética de su vida espiritual, sino por el contrario, un hecho que lo obliga a mantener una vigilancia especial y un continuo control sobre sí mismo y las fuerzas que lo rodean.
El Hijo no puede alcanzar la plenitud si no realiza totalmente la Renuncia según su modo de vida. Nada le impide la consagración interior de su alma y el cumplimiento integral de su vocación a través de actitudes concretas y consecuentes.
La falta de ubicación del Hijo en el mundo, su sentimiento de inseguridad en algunos casos, y hasta de cierto fracaso, proviene de la resistencia a su vocación de Renuncia y su realización consecuente.
La unidad de la célula familiar es fundamental para el cumplimiento de la Renuncia en el mundo.
La Renuncia no es sólo un estado interior del alma sino una actitud concreta frente a las necesidades y diversidad de situaciones de la vida diaria. La célula familiar es entonces un punto de concentración y de expansión. Para lograrlo debe constituirse en una unidad firmemente consolidada. La afinidad vocacional de los esposos es el cimiento de la realización de los Hijos y punto de expansión de su mensaje de Renuncia.
El Hijo no sólo puede alcanzar la plenitud de Renuncia, sino tiene el deber de realizarla a través de los medios simples, humanos y corrientes que le brinda la vida y su ubicación espontánea dentro de la sociedad. Este deber debe tomarlo como verdadera misión, ya que él debe constituirse en la prueba y la evidencia de su mensaje espiritual.
Cada Hijo debe sentirse totalmente responsable del cumplimiento de su vocación de Renuncia como misión frente al mundo y su vida debe ser espejo de su doctrina, ya que la ascética de la Renuncia es la única ascética posible dentro de cualquier estado de vida y es el único medio de realización alcanzable por todos los seres humanos, verdadero camino universal. Esta universalidad debe ser demostrada por la consecuente realización de los Hijos, que la viven en todos los sectores sociales a través de diferentes vocaciones individuales y trascendiendo todo tipo de problemas particulares.
Esta diversidad de matices dentro de la realización individual de los Hijos, constituye el verdadero Mensaje de Renuncia que Cafh transmite al mundo.
El Hijo debe comprender entonces la magnitud de su responsabilidad individual y la seriedad de su deber espiritual de realizar efectivamente esa Renuncia a través de su trabajo eficiente, su familia consagrada, su comprensión, su sacrificio y su vida consecuente.
El Hijo que vive en el mundo debe sentir que él y los suyos son la Enseñanza viva de Cafh, y no debe engañarse viviendo sus conceptos de un modo únicamente intelectual. La palabra que no se hace vida es destructiva y fuente de desaliento y ruina para el mundo. Pero un solo concepto realizado integralmente, es luz y liberación para las almas.
El Hijo debe preocuparse continuamente para que toda su vida refleje, aún en sus detalles más ínfimos e intrascendentes, su vocación de Renuncia. Su hogar, y especialmente el modo de satisfacer sus necesidades, deben ser expresión clara y definitiva de la Enseñanza que transmite como mensaje vivo para el mundo.

Avatar
Santiago Bovisio
Fundador de CAFH

Las Enseñanzas directas de Santiago Bovisio quedan así depositadas en manos de los hombres, cumpliéndose de esta manera su mandato final= ¡Expandid el Mensaje de la Renuncia a toda la Humanidad! Que la Divina Madre las bendiga con su poder de Amor.

Relacionado