Curso I - Enseñanza 1: Hidrochosa

Ideas y obras nuevas se preparan para el mundo. Si la raza del cristiano signo del Pescado ha desarrollado en alto grado los estados de colectividad, los grandes movimientos y organizaciones en masa, la sexta subraza desenvolverá de un modo especial la egoencia del ser.
Empezará por ampliar el sentimiento de egoísmo superpersonal; se hará familiar el concepto que la humanidad no adelanta ya por la dádiva que pueda recibir, y los nuevos tipos humanos se proporcionarán la felicidad con sus propios medios.
Se elevará, entonces, un concepto aristocrático del ser hasta la más alta expresión de la individualidad.
Por eso, un estremecimiento de espiritualidad, de deseo de conocimiento suprafísico, se ha hecho sentir entre los hombres durante la última década.
Muchos investigaron ansiosamente en los libros, buscaron maestros y procuraron divisar la luz detrás de los velos religiosos y de los símbolos iniciáticos.
Como era de esperar, muchas escorias se formaron alrededor de estos anhelos, y últimamente este tema ha venido a ser como una enfermedad psíquica de moda.
Tal estado de cosas ha llevado a muchos al error, a la desorientación y al desencanto; mas a nadie hay que culpar por lo ocurrido, que es defecto de la pobre mente humana correr siempre ansiosamente a juntar sus energías y buscar nuevas sensaciones en lo externo, mientras rehúsa trabajar y realizar la Gran Obra con sus propios medios, introspectivamente.
Corre la mente del hombre en pos del filón de oro que otro dice haber descubierto, gasta sus reservas vitales en la saltante búsqueda; tropieza, incauto, en las ilusorias trampas y rehúsa cavar en la huerta de su casa.
Como todo es orden y armonía en el Universo, nuestro planeta está rodeado, por decir así, de tres esferas concéntricas de Seres Divinos, Semidivinos y Superiores, que ordenan, protegen y regulan los destinos de la Tierra y de sus habitantes.
Cuando una raza decae y otra empieza su ciclo, cuando hay que dar otro impulso a las actividades humanas y es más imperiosa la necesidad, estos Seres vienen directamente a vivir entre nosotros.
Al volver a los planos superiores, Ellos dejan un corto número de discípulos para mantener vivas, a través de los tiempos, las enseñanzas recibidas de aquellos Divinos Instructores.
De entre estos hombres escogidos, surgieron las grandes Escuelas Iniciáticas de la antigüedad. Podemos llamar a estas tres Místicas Ruedas: Solar, Lunar y del Fuego.
Los seres de la Rueda Solar poseen un grado altísimo de espiritualidad y rigen directamente el desenvolvimiento gradual de las mónadas humanas; seleccionan, de entre las razas, las que deberán formar las nuevas; distribuyen las Entidades en los diversos trabajos de la Gran Obra en la Tierra y en los planos suprafísicos que le siguen, según su grado y adelanto; regulan la formación y desaparición de los continentes.
En la generación actual no hay ningún Maestro Iniciado Solar sobre la Tierra, pero sí algunos de sus directos discípulos.
Uno ha aparecido, o aparecerá entre los hombres, por los años 1972 - 1977, momento inicial de la época del signo de Acuario, Hidrochosa o Americano.
Los seres de la Rueda Lunar dirigen de cerca el adelanto y la civilización de los pueblos; a Ellos se deben los grandes movimientos evolutivos y libertadores de las masas; estimulan y guían las grandes migraciones; fomentan el bienestar de las naciones; fundan e inculcan los preceptos de las grandes religiones; son, en una palabra, los paladines de la civilización, de la libertad y del progreso social y ético del mundo.
En la actualidad hay en la Tierra un determinado número de estos Grandes Iniciados.
La misión de los Iniciados del Fuego es procurar que el ser pueda reconocerse a sí mismo, y pueda descubrir la Llama que brilla, oculta en él, desde que los hombres bebieron la Copa del Olvido.
El estudio de la Gran Química les pertenece, especialmente aquélla que impulsa, dirige y modela las internas transmutaciones.
Ella hace de la Materia Mente y de la Mente, Materia; siempre alerta en la Gran Lucha para que no se apague la Llama y alcancen los hombres y las cosas el punto armónico. Sobre la Tierra hay ahora un número reducidísimo de Iniciados del Fuego; mas no siempre fue así, pues Ellos tuvieron Escuelas florecientes y contaron con hasta setecientos Iniciados con físicas vestiduras.
Durante la famosa gran lucha de los mil quinientos años, que sostuvieron los nacientes Arios contra los poderosos Atlantes, mientras duraron las grandes guerras y las espantosas escisiones y sumersiones continentales, un gran número de Iniciados, como ya se ha dicho, estuvieron entre los hombres. Luego, pasado el más apremiante peligro, se retiraron a lugares apartados, a cuevas subterráneas y a huecos en montañas volcánicas; y, desde allí, sus discípulos siguieron y siguen su obra. Hoy vuelven a abrirse las puertas del Templo; muchos Iniciados del Fuego están listos, arriba, para venir entre nosotros a impulsar la formación del nuevo día de Sakib, que está por despuntar.
De las entrañas de la Tierra, ha vuelto a levantarse la Llama de la Divina Madre y ha salido a la luz del día para que la bese, una vez más, su Esposo Solar.


Descargue esta Enseñanza en formato epub, o en formato pdf para leerla sin estar conectado a este sitio. Gracias.

Avatar
Santiago Bovisio
Fundador de CAFH

Las Enseñanzas directas de Santiago Bovisio quedan así depositadas en manos de los hombres, cumpliéndose de esta manera su mandato final= ¡Expandid el Mensaje de la Renuncia a toda la Humanidad! Que la Divina Madre las bendiga con su poder de Amor.

Relacionado