Voto de Holocausto

Curso XVII - Enseñanza 8: El Voto de Holocausto

“Mi alma está atada eternamente a todas las almas. Así como Dios está preso en la creación, así mi alma está presa por el amor a todas las almas. Ellas son mi vida; ellas son yo mismo”. Esta es la perfección del amor, la perfección de la Renuncia; la desaparición en las almas. Desaparecer no es aniquilarse sino ser, expansivamente. Cuando esa expansión abarca el universo es perfecta, es la desaparición en la eternidad e infinitud de Dios en las almas.