Vivir sin esperar nada

Curso XVII - Enseñanza 11: Dificultades en la Oración

Algunas almas se quejan a veces que no pueden meditar porque les resulta pesado el ejercicio, se aburren y piden a sus Superiores que les hagan más liviana la rutina de su disciplina espiritual. Los Superiores observan también que los métodos de oración no en todos los casos dan el resultado esperado; no se nota un adelanto evidente en la oración, hay un aparente estancamiento. Después de un momento de entusiasmo viene el desinterés, el hastío, el aburrimiento; son muy pocos los que perseveran y muchos los inconstantes.