Textos para Meditación Discursiva

Curso XXI - Enseñanza 3: Textos para Meditación Discursiva

Texto: Non est hic: ¡Resurrexit! Noli me tangere. Siempre se pide a Dios estar solo; porque se sufre el peso de las compañías que afectan e impiden la búsqueda interior. Cuando se está solo aparecen claramente en la conciencia los vicios y las virtudes del alma; entonces se puede encauzar los esfuerzos hacia la conquista de las virtudes espirituales. En la lucha cotidiana por la vida el choque abrumador de los acontecimientos a los cuales el alma reniega, porque le atrapan, ciegan la fe y hacen sentirse al alma completamente abandonada.