Teología

Curso XXX - Enseñanza 16: La Filosofía

El estudio de la Filosofía es como el lago de la montaña que vierte su agua por diversos arroyuelos. Desde las altas cumbres, donde el pensamiento es uno, los estudiantes analizan la Idea Única, dividiendo así los conceptos en diversas expresiones que se transforman a su vez en distintas filosofías. Se dice: filosofía platónica, filosofía aristotélica, y así sucesivamente, como si hubiera más que una Filosofía. El que se llama Filósofo sin ser tal, se encierra dentro de un determinado concepto y dentro de un campo magnético o modo de pensar, negando todo lo demás; pero el verdadero Filósofo, si bien se mantiene en su ciudadela y defiende su posición, no deja de reconocer que las diversas ideas forman el conjunto de la Filosofía.

Curso XXXI - Enseñanza 1: La Revelación

Por Revelación se entiende las Escrituras Ortodoxas de las grandes tradiciones fundamentales. Las grandes tradiciones fundamentales son aquéllas que transmiten las Enseñanzas de las Razas Raíces. Para que la Enseñanza sea Escritura Ortodoxa, tiene que basarse sobre la antigüedad y la afirmación. Las Escrituras Ortodoxas registran las Grandes Enseñanzas y las transmiten a la posteridad. Toda enseñanza ulterior es heterodoxa. El origen de la Revelación es verdaderamente divino, no humano, ya que se remonta al tiempo de la aparición de la Raza Raíz.

Curso XXXI - Enseñanza 2: Las Definiciones

Las definiciones fundamentales de la Teología son: que la Teología es la Única Verdad; que la Teología es un Saber Divino enseñado directamente por Dios y que la Teología tiene por objeto descubrir al Hombre el Saber Divino y su relación con Dios. La Teología es la Única Verdad porque es el total de todas las Filosofías, el conjunto de todas las ciencias, la Luz Infusa transmitida a la intuición del hombre para que éste penetre en los misterios de la Existencia Divina.

Curso XXXI - Enseñanza 3: El Método

El estudiante de Teología ha de valerse del conocimiento de las diversas filosofías. Discurriendo sobre ellas, recordando, razonando, discrepando e hilando las tesis, se predispone a conocer la Verdad, o Teología. Mientras el estudiante cumple este trabajo, se vale de todos los medios mentales que han sido puestos a su alcance para acercarse al fin propuesto. El es Viator: Viandante. Aquél que persevera en el estudio de las filosofías y practica las ciencias de ellas emanadas e investiga los fenómenos naturales por ellas enseñados, recibe, por la pureza de vida, por aplicación constante y la oración continuada, la Luz Infusa que aclara su intuición sobre las Verdades Eternas reveladas.

Curso XXXI - Enseñanza 4: El Dogma

El Dogma es una Verdad deducida o Misterio, porque el hombre, en general, no puede llegar a comprender la Verdad, del mismo modo que la comprenden los Grandes Iniciados y sus discípulos: Clare Visa in Deo. Los Grandes Iniciados establecen el Dogma mediante el Magisterio de la Teología. El Dogma, objetivamente, es una frase oscura, invariable y determinada que sintetiza una Verdad revelada. La Doctrina del Dogma explica y afirma la Verdad revelada y dogmatizada.

Curso XXXI - Enseñanza 5: Los Misterios Divinos

La razón natural, por sí, poco puede investigar sobre los Misterios Divinos. El hombre tiene de Dios un conocimiento nominal, pero su razón, a través del deseo constante y ardiente de investigar sobre la naturaleza de Dios, puede tener, dentro de su campo magnético mental, un conocimiento confuso. Nunca podrá la mente abarcar la totalidad del conocimiento divino y, aún cuando la mente llegue a una perfección extraordinaria, semejante a la de un ángel, tendrá un conocimiento de Dios infinitamente superior, pero no tendrá el conocimiento total.

Curso XXXI - Enseñanza 6: Lo Inmanifestado

Lo Inmanifestado no admite ni definición ni negación; porque negándolo o afirmándolo, se establecería un principio diferencial, aún en su aspecto Absoluto, cosa que no puede ser. El ser más puro y angelical puede atreverse a considerar la unidad indisoluble de la Manifestación Divina; y aún la totalidad indestructible del Espíritu Universal y aún el Principio Fundamental del Universo, pero no lo Inmanifestado. Sin embargo, lo Inmanifestado y la Manifestación no son dos Espíritus.