Templo de Hes

Curso I - Enseñanza 3: La Llamarada

“El Espíritu es fuerte, mas la carne es flaca”. Muchos desearían salir de las vulgaridades y miserias de la vida; pero la falta de ejercicios espirituales, la carencia de ambiente y los enemigos internos interrumpen continuamente el camino del mejor intencionado. La llama de la Madre Divina brilla sobre el monte de las aspiraciones con toda su brillantez, pero ¿cómo llegar hasta allí? Entonces el neófito, titubeante, se formula dos preguntas: ¿Si soy un ente libre, por qué no puedo libertarme de las pasiones que me atan a la tierra?