Soledad Interior

Curso XVI - Enseñanza 13: Soledad Interior

Tener que vivir en el clima de la ciudad es fuente de continuo dolor para el alma anhelosa de paz y sosiego. En esos instantes eleva su mirada al cielo, hacia el Divino Maestro, y le dice en doliente confesión: “Sácame, Maestro Mío, de este torbellino en que vivo. El ruido del mundo me ensordece. Busco continuamente un lugar de paz, un instante de silencio y sólo encuentro el desorden en torno mío”.