Renuncia

Reflexión N° 146 - Una Forma de Vivir

La Renuncia es una manera de vivir. Tiene doctrina, ideas, programas de trabajos, ejercicios de meditación, oraciones e himnos, un ceremonial, una tradición que viene de la más remota antigüedad, Protectores Astrales, cursos y enseñanzas, grupos de estudio y otras cosas poco conocidas; pero fundamentalmente es una forma de vivir específica que revela naturalmente la esencia de quienes la practican. Hasta la muerte del Fundador, quienes vivían la Renuncia participando de la Orden Cafh, el retrato era evidente y se expresaba en todo momento.

Reflexión N° 148 - La Renuncia de cada Día

El Universo de la Civilización Cristiana está repleto de posesiones que dan beneficios. Hasta el más remoto peñasco del Océano tiene un propietario, un país, un consorcio internacional, un dueño virtual que lo ha registrado. Los satélites artificiales tienen dueños, también los barcos hundidos y ubicados, las marcas que son nada, Internet, los yacimientos minerales submarinos, los derechos de autor, la Torre Eiffel que paga dividendos, los museos, los cementerios, la belleza, el satanismo, las tumbas egipcias, el miedo en las películas de horror, el sufrimiento de los enfermos, el sexo, las medicinas, la vida vegetativa de los sanatorios, los médicos, los pastores de sectas que prometen el Paraíso a cambio, los retiros espirituales, los deportistas y los artistas que han firmado contratos de pertenencia con un representante o un club.

Reflexión N° 154 - Los Viejos

Tenemos una Humanidad sobredimensionada, un hormiguero de más de seis mil millones de personas que en cualquier momento se desintegra y desaparece en las bajas dimensiones del mundo astral, sin nombres ni diferenciaciones, como ya lo han presentado videos y películas premonitorias de los últimos tiempos con expectación de los usuarios viejos, adultos y niños, ricos y pobres, políticos y contribuyentes, locos y normales. Es nuestra Humanidad en la etapa final, como un enfermo agonizante.

Reflexión N° 159 - La Misión Argentina

Cuando el Fascismo italiano se volvió peligroso para las Órdenes Esotéricas en la década de 1920, el Superior de la Orden Europea del Fuego en Venecia, Giovanni Venibiene envió a Santiago Bovisio, joven con todos sus dones espirituales desarrollados, a Buenos Aires para salvaguardar las antiguas enseñanzas de la Orden que no se encuentran en otra parte y conservan la historia de las Razas, la creación del Sistema Planetario y el destino de la Humanidad hasta su última etapa material.

Curso III - Enseñanza 10: La Aridez

La aridez se produce cuando el ejercicio de la meditación no produce respuestas sensibles. El Hijo se identifica con el pensamiento-deseo lanzado por la mente y se pierde en el vacío de una sensibilidad gastada por los choques emotivos de una mente incontrolada. En los comienzos, él despertaba una fuerza que se oponía a otra fuerza y esa lucha le daba la sensación de lo que hacía. Pero el tiempo gasta la capacidad de respuesta sensible y deja sólo una fuerza perdida en un vacío sin ecos.

Curso III - Enseñanza 12: Amar en Silencio

Es difícil en estos momentos de convulsión e incertidumbre mantener un equilibrio interior que permita una visión clara, ecuánime y desapasionada de las cosas, de la vida y de sí mismo. Por eso, todo esfuerzo debe estar dirigido a centrarse en sí, tener una visión clara de sí mismo, tomar conciencia interior. Hay que explorar el interior del alma y controlarse continua, inflexiblemente, para adquirir una conciencia profunda y sentir el mensaje de la Renuncia.

Curso III - Enseñanza 13: La Imaginación Creadora

El hombre sueña continuamente y no obtiene casi nada. El Hijo plasma sus sueños divinos. Los ejercicios de oración son técnicas humanas para conseguir un resultado divino. Es muy conveniente la racionalización de los métodos de meditación, pero hay que tener cuidado en no racionalizar la oración misma. El medio debe ser conocido, experimentado, dominado. Pero no puede establecerse una metodología de la oración en sí. Para el Hijo que vive en el mundo el ejercicio de la meditación tiene gran importancia; es el acto trascendente del día que transforma poco a poco toda su vida.