Relatos de un Peregrino Ruso

Reflexión N° 61 - Los Pasos de un Peregrino

En el maravilloso libro “Relatos de un Peregrino Ruso” el patético relator nos cuenta que había perdido todo, la esposa, su hijo pequeño, su casa y su brazo, por lo que no podía trabajar. “Por gracia de Dios soy cristiano y campesino pobre. En mi bolsa de peregrino tengo un pedazo de pan, la Biblia y nada más”. Recorría los caminos de la Santa Rusia buscando quien le enseñara a practicar la oración de Jesús, porque había escuchado un sermón donde San Pablo recomendaba que era necesario orar sin cesar.