Recogimiento

Curso XVII - Enseñanza 2: Recogimiento

La vida de oración es esencialmente profundo recogimiento habitual. En ese recogimiento se hallarán los estados de oración, la fijación interior, la participación. Si bien en todo camino ascético místico está prescripto un tiempo determinado para oración y ejercicios espirituales, éstos no siempre bastan como estímulos suficientes para el recogimiento, cuando el alma limita su oración a los mismos. Además, en muchos casos, Hijos que tienen verdadero recogimiento, sufren en la hora de su meditación grandes pruebas de aridez y distracciones.

Curso XVII - Enseñanza 3: El Estado de Recogimiento

Al hablar de recogimiento, no se quiere significar ese estado sensible que goza el alma en algún tipo de oración sin distracciones. Tampoco el ensimismamiento natural producido por actividades que requieren alguna atención, ni la concentración más o menos intensa en las obligaciones diarias. El recogimiento no tiene nada que ver con el propio de los estados de oración, si bien éstos siempre predisponen al mismo. El recogimiento no puede ser característico de un estado, es el estado mismo.