Raza Hiperbórea

Reflexión N° 58 - Nuevos Instrumentos

Los Atlantes fueron los hombres más sabios de todos los tiempos; no tenían religiones, templos ni ciencias escritas. Conocían la realidad en todas sus dimensiones visibles e invisibles por conocimiento directo. Ellos mismos eran instrumentos de saber y dialogaban entre sí con la mente, como nosotros nos comunicamos en sueños, sin pronunciar palabras. El profeta Henoch habría dicho que el lenguaje escrito era un invento de Satanás. Los Atlantes sabían del pasado, del futuro y de la multiplicidad de los mundos.

Curso XXIX - Enseñanza 3: La Raza Hiperbórea

Eolo, el dios de los vientos, corría velozmente de un lado al otro de la atmósfera terrestre, limpiándola de todas sus impurezas; y el Sol, con una luminosidad más clara que la que ahora puede observarse, brillaba constantemente. Pero, gracias a este viento, a estas corrientes de aire que no cesaban jamás, la Tierra se iba resecando, la vegetación tomaba un color normal y el nuevo continente Hiperbóreo bien podía llamarse “la tierra donde nunca se pone el sol”.