Peregrinus

Curso XXXI - Enseñanza 3: El Método

El estudiante de Teología ha de valerse del conocimiento de las diversas filosofías. Discurriendo sobre ellas, recordando, razonando, discrepando e hilando las tesis, se predispone a conocer la Verdad, o Teología. Mientras el estudiante cumple este trabajo, se vale de todos los medios mentales que han sido puestos a su alcance para acercarse al fin propuesto. El es Viator: Viandante. Aquél que persevera en el estudio de las filosofías y practica las ciencias de ellas emanadas e investiga los fenómenos naturales por ellas enseñados, recibe, por la pureza de vida, por aplicación constante y la oración continuada, la Luz Infusa que aclara su intuición sobre las Verdades Eternas reveladas.

Curso XXXI - Enseñanza 5: Los Misterios Divinos

La razón natural, por sí, poco puede investigar sobre los Misterios Divinos. El hombre tiene de Dios un conocimiento nominal, pero su razón, a través del deseo constante y ardiente de investigar sobre la naturaleza de Dios, puede tener, dentro de su campo magnético mental, un conocimiento confuso. Nunca podrá la mente abarcar la totalidad del conocimiento divino y, aún cuando la mente llegue a una perfección extraordinaria, semejante a la de un ángel, tendrá un conocimiento de Dios infinitamente superior, pero no tendrá el conocimiento total.