Métodos de la Meditación

Curso XXII - Enseñanza 1: Esquemas de Meditación

En Cafh, el primer voto marca el nacimiento a una nueva vida. Él implica la necesidad de rever los viejos conceptos que estructuraban el modo de sentir, pensar y actuar. Esta estructura determinada de sentimientos, pensamientos y de su correlativo accionar componían al hombre viejo y se había edificado a partir de premisas que daban como única realidad, la constituida por el cuerpo físico y sus necesidades. Después del Voto se sigue siendo hombre, pero ahora unidos a la Divina Madre.

Curso XXII - Enseñanza 5: Meditación Afectiva sobre “Los Dos Caminos” y “El Estandarte”

El ser que, con la ayuda de los Santos Maestros ha aborrecido su vida anterior y se ha hundido en el abismo de la desolación, tiene ante sí el Camino que lleva hasta la cima del Monte. No puede, entonces, permanecer sólo aborreciendo su personalidad y sentirse desolado entre un mundo que ha rechazado y el Cielo que vislumbra, porque el nuevo camino que enfrenta es una imperiosa invitación a la marcha liberadora.

Curso XXII - Enseñanza 6: Meditación Afectiva sobre “El Templo de Oro” y “Velo de Ahehia

Acostumbrado a proyectarse hacia el exterior, como reminiscencia de aquellas luchas que en el comienzo de la raza llevó a cabo contra las fuerzas hostiles de la naturaleza, el hombre actual también busca consuelo fuera de él, busca el consuelo humano. Sus penurias, sus cuitas y angustia acumuladas en su interior lo presionan y ahogan. Ningún altar interno tiene medios para poder ofrendarlas a Algo superior, como no sea a su personalidad y lo hace, entonces, exteriorizándolas para lograr la compasión, el halago y con ello el consuelo.

Curso XXII - Enseñanza 7: Meditación Afectiva sobre la “Resurrección de Hes”

El Hombre viejo vive a medias aún en el caso que, como ser humano solamente, desarrollara totalmente sus posibilidades. El ser humano vive; el Hombre Viejo vive a medias. ¿Puede considerarse vida integral si vive disociado de la Fuente Divina? El Hombre Nuevo vive o se esfuerza por conquistar un vivir integral a través de un método de vida orientado a lograr la armonización en su interior de los valores divinos y humanos.

Curso XXII - Enseñanza 8: Meditaciones Afectivas Pasivas

Debe recordarse que la Meditación Afectiva como ejercicio busca hacer que los sentimientos comunes se transmuten interiormente en bienes del alma haciéndolos aptos para lograr una cada vez mayor identificación con la Imagen que se ha creado en la práctica del ejercicio de la Meditación Discursiva. Tal como se ha visto hasta ahora la Meditación Afectiva es activa. En ella el ser se esfuerza, lucha volitivamente, trata de proyectar la potencia que se generó al crearse un sentimiento interior, con el fin de lograr sensaciones que se fuerzan a través de una actividad continua y que se procura sean de un impulso activo.

Curso XXII - Enseñanza 9: Otras Meditaciones Afectivas Pasivas

La Fe es el reconocimiento íntimo por el ser humano de la identidad de su esencia con la Divina Madre. Que la Fe actúe sobre el hombre con mayor o menor beneficio depende de la espesura de los velos con que se ha rodeado. Es así, en cierta forma verdad, aquello de que la Fe se hace, si se entiende por esto el permitir que ella, eterna pero oculta en el centro mismo del ser, irradie su Luz cada vez más brillantemente a medida que se vaya despojando de esos velos de la ilusoria personalidad.

Curso XXII - Enseñanza 10: Meditaciones Afectivas Estimulantes

Dentro del tipo de meditaciones activas se encuentra la modalidad llamada estimulante. Tal como su calificación lo indica, al realizar el ejercicio de la meditación con la práctica de esta modalidad, el Hijo busca estimularse con el ejemplo y compenetración en un cuadro imaginativo de fuerza emotiva. En la modalidad de meditación afectiva activa vista hasta ahora se nota que el cuadro imaginativo sirve para suscitar sensaciones inferidas analógicamente. En las estimulantes, en cambio, las sensaciones son inferidas por una verdadera identificación del alma del Hijo con el cuadro imaginativo.