Meditación Sensitiva

Curso XIV - Enseñanza 8: La Meditación

La meditación se refiere a los efectos sensitivos del alma. La meditación es un discurso imaginativo; es útil porque pone en juego todas las fuerzas mentales del ser, orientándolas hacia el logro de la sensación deseada. La meditación se divide en dos partes: purgativa y amorosa. La primera es apropiada al comenzar el ejercicio; la segunda para que el principiante no se canse y persevere en el camino. La Meditación purgativa muestra las llagas del alma con todo su horror y fetidez; pero no hay que permitir que el alma caiga en el desaliento; la Meditación amorosa lo libra de ese mal.

Curso XVII - Enseñanza 13: Vida de Oración

Para que la oración sea plena el hombre tiene que transformarse en un testimonio de fe, debe discernir continuamente en la enseñanza las verdades evidenciadas y las verdades posibles. El alma está siempre en un estado de perfecta oración cuando tiene la verdad divina centrada en sí. Para que los ejercicios de oración tengan un efecto espiritual pleno, la meditación discursiva debe estar basada sobre la fe. La meditación sensitiva ha de estar basada en una renuncia constante respecto a las emociones y satisfacciones cognoscitivas, para permanecer en un estado mental-sentimental divino desconocido (algo no visualizado).

Curso XVII - Enseñanza 13: Vida de Oración

Para que la oración sea plena el hombre tiene que transformarse en un testimonio de fe, debe discernir continuamente en la enseñanza las verdades evidenciadas y las verdades posibles. El alma está siempre en un estado de perfecta oración cuando tiene la verdad divina centrada en sí. Para que los ejercicios de oración tengan un efecto espiritual pleno, la meditación discursiva debe estar basada sobre la fe. La meditación sensitiva ha de estar basada en una renuncia constante respecto a las emociones y satisfacciones cognoscitivas, para permanecer en un estado mental-sentimental divino desconocido (algo no visualizado).

Curso XVII - Enseñanza 15: La Concentración Subjetiva

En la meditación sensitiva la imagen es percibida a través de los cinco sentidos. El objeto es afinar la sensibilidad de los sentidos para aguzar su percepción. Sin embargo, este ejercicio no permite trascender la evidencia sensible. Hay un tipo de oración que, si bien asume la forma de una meditación corriente, es un verdadero ejercicio de concentración subjetiva. En la concentración común el ser fija la atención activamente sobre el objeto, hasta que consigue que la mente no se mueva de allí.

Curso XX - Enseñanza 1: La Meditación

La meditación es un acto afectivo del alma y por esto tiene una modalidad mecánica determinada, porque cada ser realiza a Dios según su idiosincrasia interior. Pero el ejercicio de la meditación, si bien poco aporta a la meditación en sí, hace que la mente adquiera un hábito determinado que facilita y predispone a la meditación. Es entonces necesario mantenerse dentro del concepto de que los ejercicios de meditación no deben convertirse en una traba para el adelanto místico del alma.

Curso XXII - Enseñanza 1: Esquemas de Meditación

En Cafh, el primer voto marca el nacimiento a una nueva vida. Él implica la necesidad de rever los viejos conceptos que estructuraban el modo de sentir, pensar y actuar. Esta estructura determinada de sentimientos, pensamientos y de su correlativo accionar componían al hombre viejo y se había edificado a partir de premisas que daban como única realidad, la constituida por el cuerpo físico y sus necesidades. Después del Voto se sigue siendo hombre, pero ahora unidos a la Divina Madre.