Meditación Afectiva

Curso XIV - Enseñanza 8: La Meditación

La meditación se refiere a los efectos sensitivos del alma. La meditación es un discurso imaginativo; es útil porque pone en juego todas las fuerzas mentales del ser, orientándolas hacia el logro de la sensación deseada. La meditación se divide en dos partes: purgativa y amorosa. La primera es apropiada al comenzar el ejercicio; la segunda para que el principiante no se canse y persevere en el camino. La Meditación purgativa muestra las llagas del alma con todo su horror y fetidez; pero no hay que permitir que el alma caiga en el desaliento; la Meditación amorosa lo libra de ese mal.

Curso XIV - Enseñanza 16: Síntesis de las Gradas Místicas

Todas las normas que se han ido trazando para lograr la Unión Divina tienen sus excepciones. Hay almas que no conocieron jamás la Meditación y otras que, ignorando los ejercicios de la Concentración, han llegado, sin embargo, a una perfecta Unión con Dios. Querer imponer estas normas a todos indistintamente es no saber que cada alma es un mundo aparte, que cada alma necesita sus propias reglas y un especial desenvolvimiento para llegar a la meta.

Curso XX - Enseñanza 1: La Meditación

La meditación es un acto afectivo del alma y por esto tiene una modalidad mecánica determinada, porque cada ser realiza a Dios según su idiosincrasia interior. Pero el ejercicio de la meditación, si bien poco aporta a la meditación en sí, hace que la mente adquiera un hábito determinado que facilita y predispone a la meditación. Es entonces necesario mantenerse dentro del concepto de que los ejercicios de meditación no deben convertirse en una traba para el adelanto místico del alma.

Curso XX - Enseñanza 4: Meditación Afectiva sobre “La Dama Negra” y “El Abismo”

Van a continuación, unos ejemplos de Meditación Afectiva fáciles para principiantes y sencillos en su modo de expresión. Meditación: “LA DAMA NEGRA”. Efectos: “ABORRECIMIENTO”. Invocación: Pido a Maitreya. Ven, te lo suplico; apresúrate que estamos perdidos. Te llamo a Tí para que no tardes más en venir, porque es la hora de la Redención. Cuadro imaginativo: Veo un gran vacío. Inmenso, ancho, profundo, tenebroso. Veo tinieblas; obscuridad y más obscuridad; tinieblas y más tinieblas.

Curso XX - Enseñanza 5: Meditación Afectiva sobre “Los Dos Caminos” y “El Estandarte”

Meditación: “LOS DOS CAMINOS”. Efectos: “DESAPEGO”. Invocación: Pido a Aquél que desde ya venero con el nombre de Maitreya, que sea Él mi Guía y mi Sendero. Pido no esperar su Venida sino caminar por la senda que me lleva a Él. Cuadro imaginativo: Veo el Camino, un solo Camino, el luminoso y futuro camino; el viejo ha desaparecido y está borrado. Veo el camino, el derecho, claro, luminoso, real camino que lleva derecho a la meta.

Curso XX - Enseñanza 6: Meditación Afectiva sobre “El Templo” y “El Velo”

Meditación: “EL TEMPLO DE ORO”. Efecto: “CONSUELO”. Invocación: Pido a Maitreya que ilumine mi alma con una luz de esperanza y me conceda el Consuelo de anunciar constantemente Su Venida. Cuadro Imaginativo: Veo un Sol; un rutilante Sol: lleno de gloria y majestad. Veo un Sol; rutilante, luminoso, resplandeciente, sin mancha. Veo un Sol de Oro, que brilla con la magnificencia del brillo de infinitos soles. Veo un Sol cual ninguno, un grande, un inmenso Sol.

Curso XX - Enseñanza 7: Meditación Afectiva sobre “La Resurrección”

Meditación: “LA RESURRECCIÓN DE HES”. Efectos: “ARROBAMIENTO” Invocación: Pido a Maitreya que viva Él solo en mi alma. Él solo; que todo muera y Él solo viva. Cuadro Imaginativo: Veo Su Rostro. Veo su Rostro Divino, Sublime, admirable. Nunca podría describirse, detallarse, explicarse. Veo Su Rostro; el Rostro del Esperado, el Rostro de Maitreya. Sensaciones: Siento Tu Divina Presencia en mí y esto es un arrobamiento de muerte. Al verte ya no puedo vivir, ya no puedo ser yo, el Yo; estando en Tu Presencia yo desaparezco, me aniquilo, me diluyo.