Lemuria

Curso XXIX - Enseñanza 1: Síntesis de las Primeras Cuatro Razas Raíces

En la Ronda Terrestre hay siete Razas Raíces. En la Ronda Lunar, los seres habían logrado perfeccionar su cuerpo astral; pero necesitaban un cuerpo físico para lograr una perfecta experiencia material. Durante las dos primeras Razas Raíces intentaron continuamente modelar un cuerpo para poderlo habitar; pero fracasaron una y otra vez. Sólo en la segunda mitad de la Tercera Raza Raíz pudieron formar un verdadero cuerpo humano; y en la Cuarta Raza Raíz, las almas de los seres que hacían ese experimento penetraron en sus verdaderos cuerpos humanos.

Curso XXIX - Enseñanza 5: La Raza Lemuriana

Sepultada bajo las aguas del Océano Pacífico se mantiene intacta la tierra que un día fue gran parte del Continente Lemuriano. Para mayor facilidad del estudiante se aplica el nombre “Lemuria” al continente de la tercera Raza Raíz, porque así fue designado por el zoólogo Sclater; pero los antiguos textos esotéricos lo llaman Zalmali Patala. Los monstruos hiperbóreos, si bien habían sido destruidos por los vendavales y tragados por las corrientes oceánicas, no habían perecido en su totalidad.

Curso XXIX - Enseñanza 6: Las Tres Primeras Subrazas Lemurianas

Durante la formación del continente lemuriano se desenvolvió la primera subraza, llamada Za, la cual en todo era parecida a la última subraza hiperbórea. Estos seres estaban casi siempre echados y se reproducían por la deposición de huevos. La estabilización de los vasos sanguíneos y el calor tórrido influyeron para que la carne se condensase y la piel se volviera opaca. Habitaban, hace unos seis millones de años, el inmenso continente que los antiguos textos denominan Zalmali, que cubría toda Australia, el centro del actual Océano Pacífico y se extendía hasta parte del África, el Asia meridional y la América del Sud.