Las Posturas Ascéticas

Curso XIX - Enseñanza 12: Posturas Ascéticas

Se detallarán aquí las principales posturas que se emplean para la meditación y la concentración. Para la meditación se emplea la “postura sentada mental” ya descripta, pero con los brazos pendiendo libremente de los hombros a cada lado del cuerpo. Flexionar ahora los codos, dejando la parte superior del brazo en la misma posición, hasta llevar las manos a la altura del corazón. Allí y sin apoyar los antebrazos o las manos en el pecho, se unen las yemas de los dedos extendidos y algo entreabiertos de una mano, con los correspondientes de la otra.