La Perseverancia

Curso XXII - Enseñanza 9: Otras Meditaciones Afectivas Pasivas

La Fe es el reconocimiento íntimo por el ser humano de la identidad de su esencia con la Divina Madre. Que la Fe actúe sobre el hombre con mayor o menor beneficio depende de la espesura de los velos con que se ha rodeado. Es así, en cierta forma verdad, aquello de que la Fe se hace, si se entiende por esto el permitir que ella, eterna pero oculta en el centro mismo del ser, irradie su Luz cada vez más brillantemente a medida que se vaya despojando de esos velos de la ilusoria personalidad.