Hombre Viejo

Curso XXII - Enseñanza 2: La Transición

Que las cosas de este mundo mueren es un juicio que surge al entendimiento del hombre por medio de la más simple observación. Lo Sin Principio, lo que Es, lo Inmortal es intuición, vislumbre irracional de un orden divino de aquellos seres que han podido y sabido potencializar sus valores internos y esenciales. El hombre común sólo puede comprobar fácilmente que todo lo que nace, lo que tiene un principio en este su mundo lleva en sí el germen de su destrucción.

Curso XXII - Enseñanza 6: Meditación Afectiva sobre “El Templo de Oro” y “Velo de Ahehia

Acostumbrado a proyectarse hacia el exterior, como reminiscencia de aquellas luchas que en el comienzo de la raza llevó a cabo contra las fuerzas hostiles de la naturaleza, el hombre actual también busca consuelo fuera de él, busca el consuelo humano. Sus penurias, sus cuitas y angustia acumuladas en su interior lo presionan y ahogan. Ningún altar interno tiene medios para poder ofrendarlas a Algo superior, como no sea a su personalidad y lo hace, entonces, exteriorizándolas para lograr la compasión, el halago y con ello el consuelo.

Curso XXII - Enseñanza 7: Meditación Afectiva sobre la “Resurrección de Hes”

El Hombre viejo vive a medias aún en el caso que, como ser humano solamente, desarrollara totalmente sus posibilidades. El ser humano vive; el Hombre Viejo vive a medias. ¿Puede considerarse vida integral si vive disociado de la Fuente Divina? El Hombre Nuevo vive o se esfuerza por conquistar un vivir integral a través de un método de vida orientado a lograr la armonización en su interior de los valores divinos y humanos.