Filosofía Andrológica

Curso XXX - Enseñanza 13: Filosofía Andrológica

La mente del hombre es de un poder ilimitado pero únicamente puede llegar a su plenitud comprensiva y creadora mediante la unión con lo Infinito. Por eso el fin correcto, único y verdadero de la mente, es el de buscar a Dios, la Eternidad. Todo otro trabajo especulativo de la mente es vano, falso y perjudicial. La mente, como un poder mortífero en manos de un niño, siempre herirá a quien quisiere desviarla a través de los velos de la ilusión, porque ella, inevitablemente, ha de volver a la Mente Eterna, su verdadero elemento.

Curso XXX - Enseñanza 14: Conceptos de Filosofía Andrológica

Todo concepto andrológico es absurdo. Si se apartara un hombre totalmente de los demás seres y del conocimiento de Dios, cosa absurda, porque el hombre, por su naturaleza intrínseca jamás puede ser separado de Dios, y quisiera conocerse por sus propios medios, tendría que valerse de él mismo, de su fuero interno, para conocerse. Es comprensible, pues, que el ser no habituado a especular sobre Dios, el cual es único fin, real y verdadero, piense: “¿yo soy?