El Velo de Ahehia

Curso XIV - Enseñanza 9: Meditaciones Metodizadas

El método aquí expuesto servirá especialmente a los principiantes para entrar al camino de la Meditación y facilitará extraordinariamente este ejercicio. Primera Meditación. Tema: La Dama Negra. Efectos: Aborrecimiento. La práctica de esta Meditación conduce al alma a considerar sus extravíos y faltas y al aborrecimiento de los mismos; cada acto perverso cometido por el ejercitante se transforma en un cuadro vivo que lo hace padecer y purgar sus males. Por eso, para que el efecto sea más tangible, es conveniente que el que medite se acuerde de hechos, momentos y lugares determinados.

Curso XV - Enseñanza 13: El Velo de Ahehia

No es posible afirmar por cierto que la faz purgativa de la meditación es restadora del mal existente en el alma y que la faz amorosa es el aspecto positivo del trabajo o sea el aspecto constructivo, puesto que uno y otro son indispensables para el logro de los objetivos espirituales. Antes de empezar a edificar es necesario preparar el terreno y los cimientos. La meditación purgativa prepara el terreno, la meditación amorosa levanta el edificio.

Curso XX - Enseñanza 6: Meditación Afectiva sobre “El Templo” y “El Velo”

Meditación: “EL TEMPLO DE ORO”. Efecto: “CONSUELO”. Invocación: Pido a Maitreya que ilumine mi alma con una luz de esperanza y me conceda el Consuelo de anunciar constantemente Su Venida. Cuadro Imaginativo: Veo un Sol; un rutilante Sol: lleno de gloria y majestad. Veo un Sol; rutilante, luminoso, resplandeciente, sin mancha. Veo un Sol de Oro, que brilla con la magnificencia del brillo de infinitos soles. Veo un Sol cual ninguno, un grande, un inmenso Sol.

Curso XX - Enseñanza 9: Otras Meditaciones Afectivas Pasivas

Tema: “EL TEMPLO DE ORO”. Efecto: “CONSUELO”. Invocación: Pido a la Santa Madre el consuelo de su Visión Divina. Pido verte Madre mía. Cuadro Imaginativo: Veo sin ver, Madre mía. Veo que Tu Imagen está aquí, en el centro de mi alma, en lo más profundo de mi ser. Te veo sin ver, Madre mía. Sensaciones: Siento, a través de esta visión de fe, que la Madre mora en mi alma; que la Madre está dentro de mí, totalmente dentro de mí: en mi alma, en mi corazón, en mis entrañas.

Curso XX - Enseñanza 13: Otras Meditaciones Afectivas Estimulantes

Meditación: “EL VELO DE AHEHIA”. Efecto: “GOZO”. Invocación: Te pido, Jesús mío, hagas que mi alma penetre en el misterio adorable de la esencia de tu Sangre Divina. Te pido extiendas delante de mis ojos ese velo adorable, fruto de toda realización, vida de todas las vidas, esencia de toda la sangre del Universo. Cuadro Imaginativo: Veo extenderse delante de mí, como un inmenso y sutilísimo velo cósmico, la Sangre de Cristo.

Curso XXI - Enseñanza 6: Meditación Afectiva sobre “El Templo de Oro” y “El Velo de Ahehia”

“EL TEMPLO DE ORO”. ¿Qué es el consuelo? Es muy difícil saberlo, porque uno tiende a confundirlo con un suave placer del alma. Muchas veces se llama consuelo al pasajero olvido del propio trabajo. Se cree que el consuelo es más bien una especie de evidencia de que lo que se está haciendo está bien hecho. No es una tregua ni un descanso, sino un aliento divino que recupera las energías; es una oleada de aire fresco que ventila el alma, un poco inundada de los vapores de la lucha; es una especie de saneamiento y reconfortamiento espiritual.

Curso XXI - Enseñanza 9: Otras Meditaciones Afectivas Pasivas

“EL TEMPLO DE ORO”. Para llegar al Templo del alma es necesario atravesar un sinnúmero de dificultades propias de la actividad interior. Se llega a la pureza del alma como se conquista la cumbre de un monte; se permanece allí unos instantes y luego se regresa al valle. No obstante, el monte, con todas sus dificultades, sigue en pie, inalterable. ¿Cómo hacer para que la conquista de esa cumbre sea permanente?