El Libro Inmortal

Curso XVI - Enseñanza 6: El Libro Inmortal

La vida espiritual es comparable a un viaje, a un gran viaje que ha de terminar en la Ciudad Santa de Dios. Por eso es indispensable que el discípulo siga adelante y aprenda cómo hacerlo paciente y constantemente, sin darse vuelta jamás, sin desviarse del sendero y siguiendo siempre la ruta trazada. El Maestro ha de ser su Divino Compañero. Si el alma es perseverante lo sentirá a su lado y oirá su divina voz que la reconforta continuamente.