El Estandarte

Curso XIV - Enseñanza 9: Meditaciones Metodizadas

El método aquí expuesto servirá especialmente a los principiantes para entrar al camino de la Meditación y facilitará extraordinariamente este ejercicio. Primera Meditación. Tema: La Dama Negra. Efectos: Aborrecimiento. La práctica de esta Meditación conduce al alma a considerar sus extravíos y faltas y al aborrecimiento de los mismos; cada acto perverso cometido por el ejercitante se transforma en un cuadro vivo que lo hace padecer y purgar sus males. Por eso, para que el efecto sea más tangible, es conveniente que el que medite se acuerde de hechos, momentos y lugares determinados.

Curso XV - Enseñanza 11: El Estandarte

En la observación del proceso espiritual de las almas se nota, generalmente, que llega un instante en que el entusiasmo por la purificación merma y el meditante es detenido en la repetición inconsecuente de cuadros imaginativos que, por lo repetidos, ni avivan entusiasmos, ni hacen avanzar al alma en el aspecto purgativo ni en el proceso espiritual en general. Los directores suelen, entonces, apartar al meditante de la depresión causada por el largo ejercicio purgativo, para encender nuevamente en su interior una llama, algo que la mueva con nuevos bríos, a la búsqueda interior de la gracia de la Madre.

Curso XX - Enseñanza 5: Meditación Afectiva sobre “Los Dos Caminos” y “El Estandarte”

Meditación: “LOS DOS CAMINOS”. Efectos: “DESAPEGO”. Invocación: Pido a Aquél que desde ya venero con el nombre de Maitreya, que sea Él mi Guía y mi Sendero. Pido no esperar su Venida sino caminar por la senda que me lleva a Él. Cuadro imaginativo: Veo el Camino, un solo Camino, el luminoso y futuro camino; el viejo ha desaparecido y está borrado. Veo el camino, el derecho, claro, luminoso, real camino que lleva derecho a la meta.

Curso XX - Enseñanza 8: Meditaciones Afectivas Pasivas

Para las almas a las cuales la sucesión de imágenes e ideas cansa la mente, son necesarias imágenes e ideas gráficas y simples para el ejercicio de la Meditación, como las siguientes: Tema: “LA DAMA NEGRA”. Efectos: “ABORRECIMIENTO” Invocación: Pedir a nuestra Santa Madre nos dé el aborrecimiento real, que es comprensión e indiferencia de todas las cosas mutables. Cuadro Imaginativo: Ver la substancia cósmica indiferenciada. Ver la Vida en sí como substancia cósmica indiferenciada.

Curso XX - Enseñanza 11: Otras Meditaciones Afectivas Estimulantes

Meditación: “LOS DOS CAMINOS”. Efecto: “DESAPEGO”. Invocación: Te pido, oh Jesús, levantado a la vista de todos sobre la Cruz, que me indiques Tu Camino, el único verdadero, aquél que señala la sangre que mana de tus heridas. Cuadro Imaginativo: Veo la sangre brotar de los pies llagados de Cristo; sangre que cae sobre el duro suelo del Monte Calvario y se abre paso, forma un surco, un arroyo, un torrente, un gran río de sangre mística que cruza todo el mundo.

Curso XXI - Enseñanza 5: Meditación Afectiva sobre “Los Dos Caminos” y “El Estandarte”

“LOS DOS CAMINOS”. Este ejercicio, como todos los de esta serie, es muy claro y sencillo; en estas cualidades reside su valor. No solamente permite realizar un ejercicio acabado; sino que simplifica los procesos anímicos. En este ejemplo se descubre, desde el comienzo, que no existen dos caminos, sino uno solo. Prácticamente, en el curso del ejercicio, no existe dualidad alguna, sino la afirmación de un solo camino. Influenciado por el título “Los Dos Caminos”, se acostumbraba a extender el tema en el antagonismo del par de opuestos, estableciendo una especie de lucha entre lo verdadero y lo falso; pero planteando así la dualidad, nunca se llegará a una solución, sino que el conflicto se repetirá incansablemente.

Curso XXI - Enseñanza 8: Otras Meditaciones Afectivas Pasivas

“LA DAMA NEGRA”. Este ejercicio de la Dama Negra, al tiempo que simplifica la actividad mental, logra expresar muy acertadamente la idea fundamental que simboliza la Dama Negra. No es la enemiga contra la cual hay que luchar, mientras sea pura naturaleza, sino tan sólo luego que esa energía natural se ha introducido en el ser, desvirtuándolo. No es la Dama Negra el hecho bruto de los acontecimientos en sí, sino el apasionamiento que se pone en el alma.