Divina Presencia

Curso XIII - Enseñanza 1: La Ascética de la Oración

La vida interior debe estar centrada en Dios y no en los atributos de Dios que alejan del fin primordial. El adelanto especializado de las facultades racionales ha alejado en cierto modo al hombre de la Idea fundamental de Dios. Es cierto que en todo está la Divina Presencia, pero esto no significa que la expresión divina tenga que constituirse en divinidad. Es necesario que el hombre llegue a un contacto real e individual con la Divina Madre.