Demóstenes

Curso XXXIII - Enseñanza 1: Elocuencia y Oratoria

“La elocuencia (oratoria), dice Kant, es el arte de dar a un ejercicio serio del entendimiento el carácter de un juego libre de la imaginación; la poesía es el arte de dar a un libre juego de la imaginación el carácter de un ejercicio serio del entendimiento”. Quintiliano dice que “elocuentia est ars dicendi accomodate ad persuadendum quod honestum sit, quod operteat” limitando con sus últimas palabras lo que Cicerón había escrito: “Officium oratoriae facultatis videtur esse: dicere apposite ad persuacionem; fluis persuadere dictione”.

Curso XXXIII - Enseñanza 7: Reflexiones sobre la Aplicación de las Reglas Enunciadas

Ha dicho un escritor contemporáneo: “No es orador ni el que dispone, arregla y clasifica bien las ideas, ni el que las produce con armonía y con las gracias de la elocuencia halagando al oído y a la imaginación a la vez, sino el que posee estos dos talentos y los sabe reunir y ejercitar”. Y añádase a esto que la elocuencia puede ser buena o mala, una virtud o un vicio, un ángel o un demonio según el objeto que se propone y los medios que emplee.