De Rancé

Reflexión N° 110 - Nací Esclavo

La libertad y la justicia no están al alcance del hombre encarnado. Para alcanzarlas tiene que remontarse hasta las más elevadas dimensiones de la realidad, sea por el esfuerzo ascético místico o por evolución natural encarnando repetidas veces durante millones de años junto a la Humanidad, haciendo todas las experiencias, conociendo el bien y el mal, los sufrimientos, la más profunda desolación. El primer camino se alcanza por Renuncia de Holocausto y el segundo por el Conocimiento, como está explicado en la Enseñanza del Curso Simbología Arcaica: “Los Dos Caminos”.