Cursos Ascético Místicos

Curso XIII - Enseñanza 1: La Ascética de la Oración

La vida interior debe estar centrada en Dios y no en los atributos de Dios que alejan del fin primordial. El adelanto especializado de las facultades racionales ha alejado en cierto modo al hombre de la Idea fundamental de Dios. Es cierto que en todo está la Divina Presencia, pero esto no significa que la expresión divina tenga que constituirse en divinidad. Es necesario que el hombre llegue a un contacto real e individual con la Divina Madre.

Curso XIII - Enseñanza 2: Discernimiento de la Ascética

Para guiar a las almas en la ascética de la oración es fundamental saber discernir. Qué tipo de ejercicio es apropiado a las características interiores de cada principiante; conocer cuál es el tipo de mística conveniente para él. Darle la enseñanza adecuada a cada momento de su desarrollo espiritual; no querer acelerar los procesos interiores sino dejar que la Divina Madre obre en el alma. No permitir que se dejen los ejercicios de meditación apenas se tiene un vislumbre de contemplación.

Curso XIII - Enseñanza 3: El Objetivo Divino

Para el Hijo es muy importante la disciplina, el método de vida y la práctica de los ejercicios de oración. Es indispensable contar con elementos definidos y bien conocidos que puedan constituirse en una ascética exterior e interior eficiente. Pero esto solo no es suficiente para las almas; ellas exigen algo más. Ellas aspiran a lograr la plenitud que únicamente se consigue con el íntimo contacto con la Divina Madre. Esta plenitud no se alcanza fácilmente.