Consuelo

Curso XX - Enseñanza 6: Meditación Afectiva sobre “El Templo” y “El Velo”

Meditación: “EL TEMPLO DE ORO”. Efecto: “CONSUELO”. Invocación: Pido a Maitreya que ilumine mi alma con una luz de esperanza y me conceda el Consuelo de anunciar constantemente Su Venida. Cuadro Imaginativo: Veo un Sol; un rutilante Sol: lleno de gloria y majestad. Veo un Sol; rutilante, luminoso, resplandeciente, sin mancha. Veo un Sol de Oro, que brilla con la magnificencia del brillo de infinitos soles. Veo un Sol cual ninguno, un grande, un inmenso Sol.

Curso XX - Enseñanza 9: Otras Meditaciones Afectivas Pasivas

Tema: “EL TEMPLO DE ORO”. Efecto: “CONSUELO”. Invocación: Pido a la Santa Madre el consuelo de su Visión Divina. Pido verte Madre mía. Cuadro Imaginativo: Veo sin ver, Madre mía. Veo que Tu Imagen está aquí, en el centro de mi alma, en lo más profundo de mi ser. Te veo sin ver, Madre mía. Sensaciones: Siento, a través de esta visión de fe, que la Madre mora en mi alma; que la Madre está dentro de mí, totalmente dentro de mí: en mi alma, en mi corazón, en mis entrañas.

Curso XX - Enseñanza 12: Otras Meditaciones Afectivas Estimulantes

Meditación: “EL TEMPLO DE ORO”. Efecto: “CONSUELO”. Invocación: Te pido, Jesús mío, poder verte; verte en la gloria de Tu Cruz, coronado con Tu Diadema de Espinas, adornado con las piedras preciosas de Tus Estigmas. Pido verte, Jesús mío, en la gloria de la Cruz. Cuadro Imaginativo: Veo sobre el Monte Calvario levantada la Cruz de Cristo, y Él, con sus llagas adorables sangrando, mostrándose a la vista de todo el mundo.

Curso XXI - Enseñanza 6: Meditación Afectiva sobre “El Templo de Oro” y “El Velo de Ahehia”

“EL TEMPLO DE ORO”. ¿Qué es el consuelo? Es muy difícil saberlo, porque uno tiende a confundirlo con un suave placer del alma. Muchas veces se llama consuelo al pasajero olvido del propio trabajo. Se cree que el consuelo es más bien una especie de evidencia de que lo que se está haciendo está bien hecho. No es una tregua ni un descanso, sino un aliento divino que recupera las energías; es una oleada de aire fresco que ventila el alma, un poco inundada de los vapores de la lucha; es una especie de saneamiento y reconfortamiento espiritual.