Antiguo Egipto

Reflexión N° 103 - Reversibilidad

Amanece. Estoy en la Aldea de los Niños y la luz penetra por las cortinas de las ventanas. El sol se levanta poderoso en un día despejado del otoño y avanza hacia el centro de la bóveda celeste, sin una nube. Cruza el equinoccio y se aproxima al Cordón del Plata. En una hermosa tarde sin vientos, cálida y pensativa, se esconde tras las montañas rápidamente y el día empieza a transformarse en noche.